Foro Facebook Twitter Youtube RSS Contactar
La Terapia Fotodinámica de Varices combina
la eficacia del láser y de las espumas esclerosantes.
El tratamiento de varices con la Terapia Fotodinámica
de Varices de IML es muy seguro y eficaz.
La Terapia Fotodinámica de Varices obtiene
resultados completos en pocas sesiones.
La eficacia del tratamiento de varices de IML
permite eliminar varices de todo tipo de calibre.
IML y la UCM tienen la patente de
la Terapia Fotodinámica de Varices.
  

La Terapia Fotodinámica de Varices

¿En que consiste la Terapia Fotodinámica de Varices?

En los últimos años ha surgido un nuevo tipo de tratamiento para las varices de las piernas que se beneficia de las ventajas de las técnicas de láser conocidas hasta la fecha y las ventajas del manejo de los esclerosantes en forma de microespumas.

La eficacia de esta nueva modalidad terapéutica se basa en el cambio bioquímico que se induce en la hemoglobina al estar ésta en presencia de polidocanol en forma de espuma. El cambio de la hemoglobina a metahemoglobina provocado por este efecto hace que las propiedades ópticas de la hemoglobina cambien dramáticamente. Así para una emisión elementar de láser de Nd-Yag (1064Nm) el coeficiente de absorción se multiplica por 3,5 veces.

También la presencia de polidocanol en forma de espuma modifica las propiedades de conductividad de la sangre completa ya que le confiere a la sangre propiedades de superconductor gracias a los cambios en la tensión superficial que se originan por la presencia de la microespuma.

Este efecto combinado que aprovecha la alteración bioquímica (hemoglobina que se transforma en metahemoglobina) y la optimización de la conducción facilitada de fotones, que amplifican en sobremanera la repuesta física frente a una emisión láser de Nd-Yag es lo que ha llevado a que este nuevo procedimiento se denomine “TERAPIA FOTODINÁMICA DE VARICES”.

Antes y después del tratamiento de varices

¿Por qué funciona la Terapia Fotodinámica de Varices?

El láser de Nd-YAG es significativamente eficaz para el tratamiento de las dilataciones venosas de las piernas (varices) hasta venas dilatadas de calibre máximo de 4 mm.

Su eficacia se acredita por la medida contrastada de la liberación de citoquinas de Shock Térmico (hps70 y GTF2) con el desecadenamiento de los fenómenos de reparación térmica y con la consecuente reabsorción del vaso térmicamente destruido. Esta respuesta de reparación es gracias a la cual se minimizan las posibles recidivas. Pero la Hemoglobina tiene un índice de absorción o coeficiente de absorción para la emisión de 1064Nm relativamente bajo.

Para obtener una eficacia suficiente es necesario emplear energías por unidad de superficie (jul/cm2 o fluencia) especialmente altas para suplir el defecto de absorción con entregas de energía masivas. 

El manejo de altas energías masivas para obtener eficacia en varices de las piernas mediante un láser de Nd-Yag se acompaña necesariamente de un mayor riesgo de daño térmico indeseado, secuelas hipo o hiperpigmentarias y disconfort (dolor) muy importante durante el tratamiento. Así como la limitación de poder acceder a vasos de un calibre mayor a los 4mm mencionados anteriormente.

Antes y después de eliminar las varices de las piernas